La tipografía en Latinoamérica

Aunque en la última década del siglo XX y principios del siglo XXI la disciplina tipográfica ha tenido un despliegue explosivo, con la generación de nuevas fuentes tipográficas y nuevas fundidoras digitales, existen cuantiosos referentes y antecedentes de la imprenta, el diseño y la tipografía desde la llegada de los españoles a América a la fecha. No es la intención aquí hacer un estudio histórico minucioso y exhaustivo, sino que el propósito es realizar una mirada amplia y somera del desarrollo de la tipografía en nuestro continente, marcando algunos hitos que resultan interesantes para la comprensión de nuestro presente profesional y poder así vislumbrar el futuro de la tipografía en la región.

Las primeras imprentas en América

Aproximadamente cuarenta años después de la invención de la imprenta, España inicia la conquista del continente Americano, en el año 1492. Pasaron unos pocos años para que la imprenta hiciera su aparición en tierras Americanas. Fue en 1539, en la ciudad de México, donde se instaló la primera imprenta de América.

La imprenta fue un instrumento muy eficaz en la difusión de las ideas y el adoctrinamiento religioso. Asimismo, la producción de textos de estudio cubría la demanda generada por los establecimientos educativos. México era a mediados del siglo XVI la ciudad más importante del continente y en ella estaba la «Real y Pontificia Universidad de México».

La imprenta fue introducida en México por Giovanni Paoli, impresor italiano, considerado el primer impresor de América.

En la ciudad de Lima, Capital del Virreinato del Perú, se instaló la segunda imprenta de América, y por lo tanto la primera de Sudamérica. En 1584, Antonio Ricardo, natural de Turín, Italia fue «el primero impresor en los Reynos del Piru». Ricardo estuvo a cargo de la instalación de la imprenta en Lima. Por esa época existía en Lima la Universidad de San Marcos, y por lo tanto se hacía necesario la edición de textos de estudio.

Luego fueron instalándose imprentas en varias ciudades de Centroamérica y América del Sur. En 1660, en Santiago de Guatemala. En 1700 se instaló una imprenta itinerante en las Reducciones Jesuíticas en lo que hoy es Paraguay y Misiones (Argentina). En 1707 en La Habana (Cuba); en 1736, en Santa Fé de Bogotá (Colombia); en 1747, en Río de Janeiro (Brasil); en 1748 en Santiago de Chile (Chile); en 1754, en Quito (Ecuador); en 1764, en Córdoba (Argentina); en 1780, en Buenos Aires (Argentina); en 1807, en Montevideo (Uruguay); en 1808, en Caracas (Venezuela); en 1820 en Panamá. (Fuente: Furlong, 1947)

Pioneros del diseño y la tipografía latinoamericana

Si bien es en la última década del siglo XX y principios del XXI que el diseño tipográfico ha tomado sustancial fuerza, es posible encontrar referentes indiscutidos del diseño y la tipografía en nuestro continente, como Edward Johnston (1872-1944, Uruguay), Félix Beltrán (1938, Cuba), David Consuegra (1939-2004, Colombia), Rubén Fontana (1942, Argentina) entre otros.

Izquierda: «Letragrafía». Libro de estudios sobre tipografía, de Felix Beltrán. Instituto Cubano del Libro, La Habana, Cuba, 1973
Derecha: «Las veintiséis letras» Libro lúdico con tipografías de David Consuegra. Editorial Nova, Colombia, 1964

Pese a que la relación de Edward Johnston con la república Oriental del Uruguay es mínima y fortuita, pues a los tres años su familia se va definitivamente del país, es un hecho importante y significativo que se lo reconozca como nacido en Uruguay. Edward Johnston es una figura destacada de la tipografía y la caligrafía mundial y su trabajo más destacado es el diseño de la identidad del sistema de transporte subterráneo de Londres, en 1916.

Nedo Mion Ferrario (1926-2001) nace en Milán y se instala en Caracas, Venezuela, en 1950. Durante los años sesenta y setenta, revoluciona el diseño en Venezuela, diseñando sesenta tipos de letras para su uso en carteles y logotipos.

Alfabetos diseñados por Nedo Mion Ferrario

Félix Beltrán (1938), primero en Cuba y luego en México, desarrolla una gran producción de carteles y logotipos. En la obra de Félix Beltrán la tipografía asume un papel preponderante en el diseño.

Afiches y logotipos diseñados por Félix Beltrán

Claude Dieterich (1930) nace en Francia y vive en Lima, Perú, entre los años 1961 y 1986. Dieterich sentó las bases para la enseñanza profesional del diseño en el Perú

Logotipos y afiche diseñados por Claude Dieterich

El Instituto Di Tella en Argentina fue fundado en 1958 con el objetivo de contribuir al desarrollo cultural y científico. En el Departamento de Gráfica participaron Juan Carlos Distefano, Rubén Fontana, Juan Andralis, Norberto Coppola y Carlos Soler.

Afiches del Instituto Torcuato Di Tella, diseñados por el Departamento de Gráfica del instituto

Aloisio Magalhanaes (1927-1982) y Alexandre Wolner (1928-2018) en Brasil. Magalhanaes y Wolner se desarrollaron en el campo de las identidades corporativas, y diseño editorial.

Logotipos diseñados por Alexander Wollner

La tipografía en Latinoamérica a finales del siglo XX

En 1987, Rubén Fontana funda en Buenos Aires una publicación independiente especializada en temas de tipografía y diseño. La revista «Tipográfica», (tpG), se editó durante veinte años, transformándose en un referente indiscutido de la temática específica en idioma español. La publicación reforzó la promoción del diseño tipográfico en Argentina y Latinoamérica, generando diferentes eventos que culminaron años más tarde con las exposiciones itinerantes Bienales 2004 y 2006 «Letras Latinas», que dieron lugar luego al colectivo «Tipos Latinos».

Portadas de los números 1, 2 y 3 de la revista Tipográfica (1987)

Tipos Latinos es un espacio tipográfico internacional integrado por numerosos países latinoamericanos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, México, Nicaragua, Perú, Uruguay y Venezuela. Tiene como propósito realizar la Bienal de Tipografía Latinoamericana, que en el año 2020 llegó a su novena edición.

Es importante recordar que fue recién en la década del noventa que se utilizaron por primera vez en medios editoriales locales, fuentes diseñadas en la región. Desde esa época al día de hoy, y de norte a sur de nuestro continente, han proliferado sólidas ofertas de estudios universitarios de alto nivel sobre el diseño tipográfico. Estas ofertas de estudio han dado por resultado Diseñadores muy bien preparados y libres de antiguos paradigmas, que se desarrollan y presentan a través de fundidoras regionales, como: Sudtipos (Argentina); Sumotype (Colombia); Tipotype (Uruguay); Huerta tipográfica (Argentina); Latinotype (Chile); Pintassilgo (Brasil); Omnibus type (Argentina); Cocijotype (México); Tipo Kimera (México); Pampatype (Argentina); entre otras.

Tipografía «Aztlan» (1998) diseño de Gabriel Martinez Meave (Tipo Kimera)

Las últimas dos décadas del siglo XX prepararon el camino para que a principio del siglo XXI tuviésemos en Latinoamérica un número muy importante de jóvenes diseñadores de tipografía, una gran cantidad de fundidoras digitales de nivel internacional y un desarrollo de la disciplina que permite competir de igual a igual en un mundo altamente globalizado.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s