Errores que comprometen la integridad de la fuente

La integridad de la fuente hace referencia al mantenimiento de la apariencia formal de la familia tipográfica en su estado puro y correcto, tal cual ha sido diseñada o concebida por su diseñador.

Integridad deriva de la palabra de origen latino «integer», que significa entero, intacto, virgen, no tocado. Analizando las raíces, «integridad» se compone del vocablo «in» que significa «no» y del término «tangere», que significa tocar o alcanzar.

Mantener la integridad de la fuente tipográfica significa que todas sus partes y componentes se encuentran completas, intactas y puras. Por lo tanto, cualquier modificación que se le realice a la letra, que rompa su forma original, es un acto incorrecto que compromete la integridad de la fuente.

A ningún diseñador profesional se le ocurriría tomar un símbolo marcario existente, y deformarlo o modificarlo. Y si así lo hiciera, estaría incurriendo en un ilícito. Sin embargo, de manera equivocada, pareciera que con la integridad de las fuentes tipográficas ese principio puede no respetarse.

Modificar las proporciones de las letras para que quepa en un espacio muy reducido o para que ocupe un espacio mayor, significa alterar las características del diseño original de la fuente.

Siempre se deben utilizar las variables de condensación y expansión que han sido especialmente diseñadas para la fuente tipográfica, y no recurrir a las versiones falsas.

Uso de falsas variables

Al momento de seleccionar una tipografía para texto, es importante asegurarse que la misma presente varios pesos. Generar falsas negritas o falsas ligth, agregándole un filete negro o un filete blanco, jamás da un buen resultado.

En la línea superior: Tipografía Monstserrat thin, light, regular, semibold, bold y black (diseño de Julieta Ulanovsky, 2014). En la línea inferior: versiones Falsas

A los casos del error de usar falsas variables de peso, de proporción y de inclinación, hay que sumar el mal uso de falsas versalitas. Como ya hemos visto, las «versalitas» son tipografías que presentan la estructura de las versales o mayúsculas pero con la altura similar a las minúsculas. No son mayúsculas de menor cuerpo, sino que presentan un diseño específico y particular.

Uso inapropiado de efectos en la tipografía

Que los programas informáticos nos permitan agregarle contorno, sombra, degradados o deformar las tipografías, no significa que garanticen un buen resultado.

Todas las posibilidades de manipulación de las formas, que nos ofrecen los programas informáticos, hay que tomarlas con muchísima cautela, pues hay que recordar que cuando trabajamos con tipografía, estamos trabajando con el resultado final de un largo proceso proyectual de un diseñador tipográfico. A partir de la equivocada creencia de que en el diseño de los logotipos se suelen manipular libremente fuentes existentes para crear formas diferentes, es que se cometen verdaderos atropellos legales. Es verdad que es posible adquirir la fuente, y luego de comprobar que el contrato de licencia de copyright lo permite, realizarle algunas optimizaciones en un programa de edición de fuentes. Pero todo tiene sus límites.

Los softwares de dibujo vectorial permiten convertir los textos en formas. En ciertas bibliografías de atractiva edición, se incita abiertamente al diseñador a transformar los tipos en formas y modificarlos «para dar un aire diferente a las letras». Realizar esa acción, deformando un tipo existente, a partir de los nodos y vectores que el diseñador original ha utilizado para el desarrollo de su tipografía, no sólo es un irrespetuoso «error» voluntario, sino que es, sin rodeos, un acto ilícito.

Si se pretende obtener una morfología tipográfica con características particulares, lo correcto sería tomar ciertas familias como referentes y realizar un proceso proyectual que sirva de sustento a las nuevas morfologías.

El tema de la manipulación de la morfología tipográfica (temática que abordo en el capítulo siguiente) debe practicarse con enorme seriedad y compromiso. La misma seriedad y el mismo compromiso que afronta todo profesional del diseño y de la comunicación, cuando realiza su trabajo.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s