La manipulación de la morfología tipográfica / Proceso proyectual

El presente capítulo esboza algunos instrumentos para la manipulación de la morfología tipográfica. El planteo de manipulación, como forma de acentuar la personalidad del tipo, tiene por base el reconocimiento de la morfología tipográfica como elemento sustancial de uno de los códigos primordiales del diseño de comunicación.

Es común, en la práctica del diseño, que la carga semántica o el mensaje de una fuente tipográfica estándar, concuerde en un gran porcentaje con lo que se pretende comunicar desde el proyecto. Sin embargo en muchas ocasiones esta compatibilidad comunicacional no se da con total franqueza. Ese puede ser el pretexto ideal para experimentar el trabajo de manipulación de la morfología del tipo, de manera consciente y proyectiva.

Esta manipulación de la morfología del alfabeto tipográfico se puede realizar con diferentes grados de intervención. Es posible manipular desde una letra, que otorgue al conjunto pertenencia y unicidad, hasta el diseño completo de una fuente tipográfica, como elemento identitario institucional.

Asimismo, existe una gran diferencia de planteo proyectual entre el diseño de tipografías decorativas o de rótulo y el diseño de tipografías de lectura.

Izquierda: Tipografía de rótulo (OpenUp/E.P. 2005). Derecha: Tipografía de lectura (Telteca/E.P. 2009)

Para el desarrollo de una tipografía de lectura habrá que tener en cuenta, además del respeto por la estructura básica de la letra, una serie de requerimientos proyectivos, como por ejemplo, la aplicación concienzuda de las correcciones ópticas, una muy precisa construcción vectorial y una determinación de espaciados desarrollada con rigor. Sin embargo, estos requerimientos proyectivos pueden ser dejados de lado al momento de desarrollar una tipografía de rótulo o decorativa.

Afrontar la creación de una fuente completa de tipografía de lectura implica una tarea compleja ya que el número de signos a diseñar es realmente importante. Si se tiene en cuenta que un alfabeto latino se compone de unos 190 signos, que es necesario desarrollar las variaciones proyectivas de por lo menos tres variables y que es importante plantear además grupos de signos especiales, estamos hablando de por lo menos el diseño de 800 glifos. Si pretendemos desarrollar una fuente con el propósito de comercialización este número aumenta sustancialmente.

El proceso proyectual de diseño tipográfico

En todo proceso proyectual, luego de un análisis detallado de los datos recogidos en la primera etapa, tendremos en claro ciertas características básicas que deberá poseer la tipografía a utilizar. Si tenemos en cuenta que en la actualidad existe una cantidad inimaginable de fuentes tipográficas, podríamos concluir que en ese inmenso universo tipográfico existe alguna fuente que se ajusta en algún porcentaje a los requerimientos del trabajo de diseño.

Es nuestra tarea evaluar la necesidad o no de diseñar una nueva fuente tipográfica, teniendo en cuenta el propósito de uso. No será similar la intervención si lo que se busca es la realización de un titular, de un logotipo o de una tipografía institucional.

Desde mediados de la década de los ochenta, con el lanzamiento de la computadora Macintosh de Apple (1984), hasta el día de hoy, con los nuevos programas informáticos que se encuentran disponibles, el diseño de tipografía ha ido dejado de ser solo para algunos pocos elegidos. Sin embargo, y es importante remarcarlo, tampoco ha pasado a ser una actividad elemental y sencilla. Por lo tanto, como en todo proyecto de diseño, el desarrollo de una tipografía requerirá de un trabajo comprometido y responsable, donde se cumplimentarán los pasos correspondientes al proceso proyectual.

En un principio, la etapa analítico-reflexiva, propone un espacio de indagación donde se deberán analizar diferentes referentes tipográficos, teniendo en cuenta que los mismos son resultados del proceso proyectual de otros diseñadores. El análisis y la reflexión contribuirán a fundar y afirmar el criterio personal que permitirá proponer luego posibles inicios de procesos proyectuales. Estos inicios proyectuales, planteados a través de trazos gestuales-caligráficos y realizados con doble lápiz, pluma o algún elemento escritor determinado, serán el germen de nuevas tipografías que se desarrollarán con detalle y precisión en la etapa ejecutiva-proyectual. Es en esta última etapa donde se aplicarán conscientemente los conceptos de sistema, de dibujo vectorial, de correcciones ópticas, de concatenación sistémica y de determinación de entornos y espaciados. El resultado será una nueva tipografía con características propias y exclusivas.

Desarrollo del proceso de diseño Tipografía Telteca regular (E.P. 2011)

Desarrollo del proceso de diseño:

1. Búsqueda del inicio proyectual (principio caligráfico) a través del trazado gestual-caligráfico.

2. Dibujo a mano alzada sobre las estructuras de las letras.

3. Dibujo a mano alzada. Contraste entre forma y contraforma.

4. Dibujo a mano alzada indicando detalles sistémicos.

5. Dibujo con cierto grado de detalles.

6. Dibujo vectorial, con nodos y controladores de nodo.

7. Glifos en formato de archivo de fuente.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s