Correcciones ópticas

Se denominan correcciones ópticas a ciertas modificaciones formales que se le realizan a la apariencia de la letra, para que la misma se perciba de manera correcta.

Los estudios realizados a mediados del siglo veinte determinaron una serie de manipulaciones morfológicas en las tipográficas que contribuyen a corregir las deformaciones perceptivas en el receptor.

Algunas de estas manipulaciones pueden ser básicas y de fácil reconocimiento, y otras pueden ser apenas perceptibles por el ojo aguzado. Sin embargo, todas son imprescindibles para una óptima legibilidad de la tipografía.

Por ejemplo, las letras curvas deben ser levemente más grandes que las letras cuadrangulares, para que se visualicen del mismo tamaño. Lo mismo ocurre con las letras que presentan vértices agudos, por lo que el diseño de las mismas debe sobrepasar la línea superior, en el caso de la «A», o la línea base, en el caso de la «V», «v», «W» y «w». El espacio de rebasamiento óptico variará según las características del glifo, el peso y las proporciones.

Las tipografías que se visualizan conformadas por trazos monótonos presentan en realidad diferencias de espesor entre trazos curvos y rectos, entre trazos verticales, horizontales y oblicuos. Asimismo presentan variaciones de grosor en los empalmes entre los trazos curvos y los rectos.

La variación de grosor en las uniones de los trazos curvos y rectos, se realizan con el fin de evitar la ilusión óptica de irradiación. Siempre que la contraforma se presenta configurando un ángulo agudo, la forma del tipo tiende a expandirse, por lo que es necesario el afinamiento del trazo que se empalma para evitar o atenuar esa ilusión óptica.

Las contraformas que se presentan abiertas hacia arriba (u/V), deben ser algo más estrechas que las que abren hacia abajo (n/A). Generalmente consideramos que la luz proviene de arriba, por lo que las contraformas abiertas hacia arriba se llenan de luz, y por lo tanto se perciben más grandes. La corrección será entonces construirlas levemente más pequeñas. Lo mismo debe realizarse con las contraformas internas que se sitúan por sobre el eje medio geométrico de la letra.

Asimismo, el eje medio horizontal de las letras se encuentra ópticamente ubicado por sobre el eje central geométrico. Esta ilusión óptica obliga a elevar el eje medio de la tipografía para que la mitad superior del glifo no se perciba de mayores dimensiones que la porción inferior.

Otra corrección óptica es la que se debe realizar cuando se intersectan dos rectas de diferente espesor. El trazo de menor anchura deberá sufrir un desplazamiento para ser percibido como un trazo continuo.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s