Las variables tipográficas

Las familias tipográficas presentan en su diseño una serie de variables que permiten al diseñador obtener diversas soluciones de diseño, con respecto al ritmo, al color y a las jerarquías del texto. Las variables tipográficas son manipulaciones proyectivas y sistémicas de la morfología tipográfica, respecto al tono o grosor del trazo, a la relación de proporción entre alto y ancho y a la inclinación del eje vertical de la letra.

La tipografía Univers, diseñada por Adrian Frutiger en 1957, presenta un amplio programa de 21 variantes. Las variables de la familia Univers se identifican por medio de dos números: El número de la izquierda indica la variable de tono (3: blanca/5: regular/8: extra negra). El número de la derecha indica la variable de proporción (3: expandida/5: regular/9: condensada). Si ese número es par, indica a su vez que es la versión inclinada.

Variable de tono

Respecto a la variable de tono, y aunque cada diseño de familia tiene sus propias medidas, puede considerarse como regular o normal a la tipografía cuyos trazos presentan un espesor aproximado a un quinto del ancho de la letra, tomando como referencia la letra ene, tanto para las minúsculas (n) como para las mayúsculas (N).

La tipografía negrita o bold presenta un grosor de trazo mayor (aproximadamente entre un cuarto y un tercio del ancho de la ene), mientras que la tipografía blanca o light presenta un grosor de trazo menor (aproximadamente entre un sexto y un octavo del ancho de la letra ene).

egrita/Normal/Blanca

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 077_p79_variabletono2.jpg

Variable de proporción

La variable de proporción hace referencia a la modificación del ancho de la letra. Las variaciones en la expansión o en la condensación de la tipografía siempre se establecen en el sentido horizontal, es decir que lo que varía es la medida del ancho de la letra. La variación de tamaño en el sentido vertical no se considera una variable tipográfica, pues corresponde a la simple modificación del cuerpo tipográfico.

Respecto de la proporción, se considera normal o regular una tipografía cuando su relación alto/ancho es de 5 a 4 (5 módulos en el alto por 4 módulos en el ancho), tomando como referentes la letra ene minúscula o mayúscula.

Variable de inclinación

La variable de inclinación hace referencia al ángulo de inclinación de la tipografía, respecto de su eje vertical. Esta variable comprende a la tipografía regular o derecha y su versión inclinada. En la tipografía con variable de inclinación el eje vertical presenta una inclinación de aproximadamente 12 grados respecto de la perpendicular a la línea base. La inclinación del eje vertical puede variar según el diseño de la familia tipográfica, aunque generalmente su rango se encuentra entre los 8 y los 16 grados.

En esta variable es posible reconocer dos tipologías: oblicuas e Itálicas. Las tipografías con variable oblicua presentan la morfología de las regulares con el eje vertical inclinado. Mientras que las itálicas presentan además una morfología propia, que deja entrever algunas reminiscencias del trazado caligráfico de la letra cancilleresca italiana.

Izquierda: Optima (Regular y Oblicua). Derecha: Zapf Calligraph (Regular e Itálica)
Telteca regular/Telteca oblicua/Telteca itálica

La variable itálica puede presentar diferentes grados de fluidez.

La fluidez de las itálicas está directamente relacionada a la continuidad caligráfica de la trayectoria del trazo. Asimismo los terminales de las letras se prolongan como si fueran a enlazarse con las letras siguientes.

En el ejemplo las letras de la derecha presentan mayor fluidez que las que se encuentran a la izquierda.

Las versalitas

Las versalitas (en inglés small caps) son tipografías que tienen la forma de las versales o mayúsculas, pero que son comparables al tamaño de las minúsculas. Su altura total es levemente mayor que la altura de equis de la letra minúscula.

Las fuentes variables

Las tipografías digitales utilizan diferentes formatos de archivos, compatibles con los programas informáticos que permiten su utilización en la pantalla de la computadora y en la salida de impresión. Existen los formatos PostScript (.pfb/.pss, para la impresora, y .pfm para la pantalla), los formatos TrueType (.ttf) y los formatos OpenType (.otf).

Las fuentes variables utilizan el formato OpenType, cuyo archivo de fuente incluye cuatro componentes: Uno referido a las formas de los contornos de los glifos, otro con instrucciones para las correcciones de visualización, otro con la tabla de clasificación de cada glifo, y un último componente de instrucciones y opciones de sustitución de los caracteres alternativos.

Las fuentes OpenType nacen a mediados de la década del noventa, pero es en el año 2016 cuando se presenta la tecnología OpenType Font Variations. Esta tecnología es un gran paso en la evolución de las tipografías digitales.

Una fuente digital variable es un archivo único que presenta una inmensa cantidad de variaciones de una misma familia tipográfica. Expresa el Diseñador tipográfico Gastón Fuoco, que «Las tipografías variables son tipos de letra que permiten que un solo archivo de fuente se comporte como tipografías múltiples, con una variedad infinita de posibles pesos, anchos y otros atributos». (2020)

Las fuentes variables posibilitan la interpolación entre polos opuestos (por ejemplo entre dos grosores extremos: extra blanca y extra negra) y elegir cualquier punto intermedio sin tener la necesidad de limitarse a alguno de los pesos predefinidos.

Es posible plantear innumerables ejes de interpolación. Si bien los ejes predeterminados en las especificaciones de OpenType son: peso, ancho, inclinación y tamaño óptico, es posible trabajar con cualquier otro eje que al diseñador de tipografías se le ocurra.

A diferencia de las fuentes estáticas, las tipografías variables permiten que el usuario elija, entre otras cosas, el peso o tono que necesita

Hoy, con la utilización de la informática, de los programas específicos de diseño y la tecnología de las fuentes OpenType es posible trabajar con las tipografías variables tanto en el mundo del diseño gráfico como del diseño web.

Las fuentes variables permiten que en el diseño web las tipografías se adapten automáticamente a los diferentes formatos de las pantallas y a las limitaciones impuestas por los navegadores.

Las fuentes variables forman parte de una tecnología muy poderosa que brinda grandes posibilidades al campo del diseño digital, y da en la actualidad mucho espacio para el desarrollo, el ensayo y la experimentación.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s