La invención de la imprenta

Se podría decir que Gutenberg fue quién inventó la imprenta. Se podría decir también que Gutenberg, en realidad, no inventó nada, sino que adaptó, combinó y perfeccionó diversos elementos que ya estaban inventados. Asimismo, podríamos decir que esa innovación realizada por Johannes Gutenberg, con la adaptación de la prensa de vinificar y con el uso de los tipos móviles, resultó en una de las creaciones más revolucionarias del siglo XV y en una de las más importantes de nuestra historia.

Gracias a la utilización de la imprenta de tipos móviles se democratizó y se popularizó el conocimiento, ya que se facilitó el acceso al libro. Antes de Gutenberg, quienes tenían intenciones de leer, además de saber hacerlo, debían encargar y adquirir una copia realizada en forma manuscrita por monjes que dedicaban su vida a escribir y a orar.

La imprenta de tipos o caracteres móviles da inicio al sistema tipográfico, mecanizando de esa forma la escritura. Se inicia así la tipografía propiamente dicha (escritura con tipos de imprenta). Antes de la imprenta de Gutenberg, si los textos no eran copiados de manera manuscrita, el proceso de impresión que se utilizaba era el xilográfico. Para generar la matriz de impresión era necesario tallar la página completa, de manera invertida, en una plancha de madera. Luego se debía entintar, colocarle encima el papel soporte y aplicarle presión con un cojín o almohadilla de tela o estopa. Sin embargo la calidad del impreso, que dejaba mucho que desear, sumado al gran desgaste sufrido por la madera, no permitía tiradas de gran cantidad de copias.

Johannes Gutenberg creó la imprenta moderna, de tipos móviles, a mediados del siglo XIV, aunque ya los chinos en el siglo XI utilizaban sellos con caracteres individuales, de madera y de porcelana para realizar reproducciones. El gran aporte de Gutenberg fue la realización de los tipos móviles metálicos, produciendo un juego completo de letras, números y signos de puntuación, además de caracteres especiales. Los caracteres se tallaban en relieve de manera invertida, sobre bloques de acero. Luego eran utilizados como punzones para producir las matrices, a golpe de martillo sobre un molde de cobre. Para finalizar el proceso de construcción del tipo móvil se vertía una aleación de plomo, estaño y antimonio, obteniendo un bloque de metal con la letra invertida y en relieve, en la parte superior.

La etapa posterior consistía en ir formando las palabras y las líneas de texto con los tipos móviles, e ir produciendo una “forma, molde o galera” que se colocaba en la prensa. Dicha prensa es otro gran aporte de Gutenberg, ya que adapta una prensa de vinificar, utilizada para exprimir el jugo de la uva, lo que le permite generar una presión pareja sobre toda la superficie impresora.

En 1452 Johannes Gutenberg realiza la impresión de los 180 ejemplares de la «Biblia de 42 líneas», «Biblia de 42 renglones», o «Biblia de Gutenberg», impresión que se considera el primer libro impreso en Europa occidental con tipos móviles metálicos y marca un punto de inflexión en la producción editorial.

Todos los ejemplares que fueron impresos en el transcurso de los primeros 50 años a partir de la invención de la imprenta (de 1453 a 1500) se denominan «incunables» (del latín, in: desde y cunabulum: cuna, «desde la cuna»).

Réplica de la prensa de Gutenberg (Gutenberg Museum, Maguncia, Alemania)

Los primeros impresos

En los primeros impresos tipográficos, los impresores buscaban emular lo más fielmente posible los trabajos editoriales realizados por los escribas. Por lo tanto, el libro se desarrollaba en conjunto entre el impresor y el iluminador, que añadía en forma manual «iluminaciones». Estas iluminaciones consistían en agregar elementos de color, florituras, capitulares, y ornamentos a las páginas impresas.

Expresa Philip Meggs que «El número abundante de caracteres alternos y ligaduras permitieron a Gutenberg alcanzar la riqueza y la variedad de la página manuscrita. Debido a la necesidad de un enriquecimiento posterior, se dejaron espacios en blanco para que un copista dibujara las iniciales decorativas». (1991 [2020], p.95)

Para lograr una real apariencia de texto manuscrito, Gutenberg desarrollo varias matrices de cada letra, fundiendo luego varios tipos diferentes por cada uno de los caracteres

Se calcula que para el año 1500 existían imprentas en más de ciento cincuenta ciudades de Europa, realizándose hasta esa fecha más de nueve millones de libros.

La impresión con tipos móviles redujo considerablemente los costos de producción del libro, por lo que rápidamente se transformó en un poderoso vehículo para la difusión de las ideas.

Biblia de 42 líneas de Gutenberg (Biblioteca Nacional de Francia)

En 1501, Aldo Manuzio concibe la idea de libros más pequeños y económicos y edita las «Obras de Virgilio» en un formato de libro de bolsillo (aproximadamente 8 por 15 centímetros) con caracteres itálicos, más pequeños, estrechos e inclinados.

El renacimiento y la obra de los humanistas italianos están muy ligados a la perspectiva innovadora en el diseño de libros, replanteándose el diseño de las tipografías, la diagramación y maquetación, las ornamentaciones y las ilustraciones.

A partir de la invención de la imprenta fue notable el avance en el diseño tipográfico, con la creación de innumerables fuentes tipográficas y nuevos diseños renacentistas. Luego, el siglo XVII resultó relativamente moderado en cuanto a las innovaciones. En el siglo XVII se generó una gran estimulación en el ámbito literario, publicándose gran cantidad de libros de autores clásicos, aunque, desde el punto de vista del diseño gráfico no hubo grandes innovaciones tecnológicas y ni de diagramación. 


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s