Clasificación tipográfica

Para iniciar este tema, es necesario preguntarse cuál es el objetivo de una clasificación. Responder esta pregunta nos determinará el alcance de la clasificación, así como la profundidad del análisis y el estudio de los detalles y las particularidades. Sin dudas, un sistema de clasificación debe ofrecernos elementos que permitan realizar una correcta y efectiva descripción de las familias tipográficas. Esa descripción posibilitará el entendimiento de las particularidades y de los detalles sistémicos presentes en el programa de diseño de cada familia tipográfica.

Sistemas clasificatorios clásicos

En el transcurso de la historia se ha intentado sistematizar la manera de clasificar los tipos. Así, existen clasificaciones que han trascendido en el tiempo y que hoy podemos plantear como referencia para nuevos sistemas clasificatorios o como base para la adaptación de alguno de ellos. En 1921 François Thibaudeau propone en Francia un sistema de clasificación, tomando como referencia los contrastes de los trazos y la morfología de los terminales. Plantea entonces, una clasificación que comprende los siguientes grupos de tipografías:

Elzévir (Elzeviriana): Presentan remates triangulares, trazos modulados y ligero contraste entre las astas. (Ejemplos: Garamond / Baskerville)

Didot (Didonas): La mayor característica de este grupo es el fuerte contraste de claroscuro a partir de una gran diferencia de grosor entre los trazos, además de presentar un serif lineal o filiforme. (Ejemplos: Bodoni/ Didot)

Egyptienne (Egipcias): Las tipografías de este grupo exhiben unos serif cuadrangulares, de gran peso. No presentan gran diferencia entre sus trazos, llegando en algunas familias a presentar un trazo de grosor constante. (Ejemplos: Clarendon / Rockwell)

Antique (Antiguas): Este grupo se distingue por la ausencia de serif y el grosor aparentemente constante de sus trazos. Su nombre proviene de la relación formal que presentan con las letras capitales griegas.(Ejemplos: Akzidenz Grotesk / Franklin Gothic)

Escritures (Escritas): Este otro grupo engloba las tipografías cursivas (o script), es decir tipografías cuya apariencia está inspirada en las letras hechas a mano.

Fantaisies (fantasía): En el grupo de las Fantaisies se encuentran las tipografías de rótulo o de impacto, donde el aspecto de la legibilidad no se ha tenido demasiado en cuenta.

En 1954, Maximilian Vox propone uno de los sistemas clasificatorios que más se ha utilizado hasta la actualidad y que sin dudas ha servido de base a un sinnúmero de nuevos modelos de clasificaciones. En su modelo clasificatorio Vox realiza una división histórica planteando tres grupos: Los caracteres clásicos o históricos, los caracteres modernos y los caracteres de inspiración caligráfica, con sus respectivos subgrupos.

1- Caracteres Clásicos (o Históricos): 1.1. Humanas; 1.2. Garaldas; 1.3. Reales. 

2- Caracteres Modernos: 2.1. Didonas; 2.2. Mecanas; 2.3. Lineales; 2.3.1. Grotescas; 2.3.2. Neo-grotescas; 2.3.3. Geométricas; 2.3.4. Humanistas.

3- Caracteres de inspiración Caligráfica: 3.1. Incisas; 3.2. De escritura; 3.3. Manuales.

En 1957, Aldo Novarese publica un sistema de clasificación de caracteres, basado indudablemente en las categorías propuestas por Vox, aunque realiza una reorganización y una ampliación de la misma. Introduce las ornamentadas y las de fantasía. Sin embargo la propuesta no se limita a organizar grupos, sino que plantea un instrumento práctico, sintetizado en una tabla de doble entrada que establecía las combinaciones aconsejables entre los diferentes grupos tipográficos.

Clasificación de estilos tipográficos, realizada por Aldo Novarese en 1957

Hacia 1967 la Association Typographique Internationale (ATypI) y el Brithish Standards institution realizan una serie de modificaciones al modelo clasificatorio desarrollado por Vox, completándolo y proponiendo las denominaciones tanto en francés, inglés y alemán

Un intento de clasificación tipográfica multidimensional

En el ejercicio de la profesión, más que clasificar las tipografías es necesario analizarlas y describirlas de manera clara y precisa. Al intentar clasificar o catalogar una tipografía debemos realizar un análisis de su identidad, ya que esta se hace evidente a los sentidos a través de las diferencias.

Expresa Joan Costa que «analíticamente, la percepción de identidad –o el acto de identificar- admite ser fragmentada en tres partes: sustancia, forma y papel» (1993, p.19). Como sustancia podemos entender la naturaleza u origen de la cosa, como forma los atributos morfológicos y como papel la utilidad o función que desempeña.

En ese sentido, el Diseñador Gráfico y Tipográfico Juan Pablo Del Peral (profesor titular de la cátedra Tipografía I Básica, FAD-UNCuyo) manifiesta, que, para intentar una clasificación es fundamental examinar el pasado, el presente y el futuro de la tipografía que se pretende analizar.

Es decir que en el análisis de una tipografía resulta primordial indagar sus referentes, sus atributos morfológicos y sus condiciones funcionales. Por lo tanto debe plantearse un sistema clasificatorio multidimensional, que permita contemplar en un mismo análisis, diversas variabilidades de la apariencia tipográfica.

Cuanto más visiones se establezcan en el análisis de la tipografía, más clara será la descripción de la misma, haciéndose mayor el entendimiento de las particularidades que la caracterizan.

Para cumplir con un objetivo práctico y facilitar la visualización del sistema, se plantea el análisis de tres dimensiones, contemplando los elementos esenciales que conforman la noción de identidad.

En una dimensión se analizará la naturaleza del trazo, el origen técnico-artístico, y los antecedentes y referentes históricos que se distinguen en la tipografía estudiada.

En otra dimensión se analizará la tipografía desde su objetivo de uso y su función. Por un lado se agrupan las tipografías que han sido concebidas para ser utilizadas en textos largos, es decir que son tipografías que deben ser leídas con facilidad, y en cuanto a su morfología, no deben llamar la atención (las denominadas, tipografías invisibles). Y por otro lado, se agrupan las tipografías de impacto o rótulo. Estas últimas son las tipografías que deben llamar la atención por sobre todo, y por supuesto deben poder leerse, aunque no sean recomendables para textos largos, pues presentan baja legibilidad desde lo tipográfico.

Izquierda: Garamond (Claude Garamond. 1550). Derecha: Jokerman (Andrew K. Smith, 1995)

En una tercera dimensión de análisis, se contemplarán los atributos morfológicos de la letra (detalles sistémicos de la apariencia tipográfica). Esta clasificación elemental está basada en características relacionadas con la anatomía de la letra, y si bien toma como referente la clasificación realizada por Maximilien Vox en 1954, plantea una simplificación respecto a los estilos transicionales. La clasificación de atributos morfológicos aquí propuesta reconoce cuatro amplios grupos o conjuntos básicos:

Tipografías Sans(Sin Serif, Sans Serif o Palo seco)

Tipografías Serif (Con Serif o Roman)

Tipografías Cursivas (Gestuales o Script)

Tipografías Decorativas(Fantasía o Graphic)

Será entonces, a partir del estudio de los referentes, de la función y de la forma que iremos recogiendo las señales de identidad que caracterizan a la fuente tipográfica analizada. Toda tipografía posee una forma perceptible y recordable, característica de su individualidad específica y es lo que la diferencia de las demás tipografías. Es así que podremos ir armando la identidad de la familia tipográfica analizada, de manera tal que nos permita describir al tipo de una manera eficaz y comprensible.

Sin desmedro de la clasificación propuesta, existen en la actualidad familias tipográficas seriales o súper familias que superan todas las barreras de los grupos clasificatorios, y a las cuales haré referencia más adelante.

Grupo A: Tipografías Sans (Sin Serif / Palo seco)

A.1- Estilo: Geométricas. Las tipografías geométricas no presentan serif o remate ni diferencia aparente en los trazos. Se caracterizan por una construcción rígida donde predominan las formas geométricas derivadas del círculo, el triángulo y el cuadrado.

(Ejemplos: Avant Garde/Futura/Century Gothic)

Proteo (diseño de Leonardo Vázquez Conde. 2005)

A.2- Estilo: Grotescas / Neo-grotescas. Las tipografías grotescas no presentan serif. Los primeros diseños de este estilo tomaron como referente a la escritura incisa griega, sin remates, de allí que se las denominara «grotescas». En su momento se designó «neo-grotescas» a las tipografías grotescas diseñadas luego de los años cincuenta. Fue allí, a mediados del siglo veinte, que los estudios de óptica y de la visión, que habían comenzado a realizarse en el ámbito médico a partir de la década del treinta, fueros aplicados al diseño de tipografías. Es por esa razón que las tipografías neo-grotescas son tipografías con muy buena legibilidad, presentando trazos con leves modulaciones resultado de cuidadosas correcciones ópticas. En la actualidad la división entre grotescas y neo-grotescas no tiene razón de ser.

(Ejemplos: Helvetica/Arial/ Franklin Gothic)

Helvetica (diseño de Max Miedinger. 1957)

Geogrotesque (diseño de Eduardo Manso. 2008)

A.3- Estilo: Humanistas. No presentan serif. Exhiben leve contraste y modulaciones en sus trazos, aunque la diferencia entre ellos pueda ser mínima. Se distinguen por un aspecto suficientemente plástico y dúctil, donde las contraformas internas abiertas (por ejemplo en la «a», «e», «c», «s») se muestran con gran amplitud y apertura, uniéndose claramente al espacio interletra. Por lo general son tipografías con muy buena legibilidad para textos extensos. (Ejemplos: Candara/Euphemia/Gill Sans/Optima)

Optima (diseño de Hermann Zapf. 1952)

Ruda (diseño de Mariela Monsalve y Angelina Sánchez)

Grupo B: Tipografías Serif (Con Serif / Roman)

B.1- estilo: Venecianas (o Romanas humanísticas). Prevalece el eje de contraste oblicuo propio del modelo caligráfico, presentando poco contraste de modulación entre trazos gruesos y finos. Poseen serif asimétricos generalmente triangular. En general son tipografías con muy buena legibilidad para textos largos.

(Ejemplos: Jenson/Centaur/Bembo)

Jenson (diseño de Nicolás Jenson, 1472)

B.2 – Estilo: Romanas Antíguas (Garaldas). Poseen serif triangular y presentan un contraste bajo o regular, por lo que la diferencia entre trazos gruesos y finos no es muy marcada. El eje de contraste es generalmente oblicuo, en un ángulo cercano a los 30 grados. Derivan de las inscripciones romanas, originalmente talladas en piedra. Son tipografías con muy buena legibilidad para textos de largo alcance. (Ejemplos: Garamond/Times/Book Antiqua)

Times New Roman (diseño Stanley Morison y Victor Lardent. 1932)

B.3- Estilo: Transicionales (o de transición). Presentan un contraste bastante pronunciado entre trazos gruesos y finos, con eje de modulación levemente oblicuo o casi vertical. Los remates son triangulares, aunque angulosos y de terminaciones lineales.

(Ejemplos: Perpetua/Bell/Founier)

Bell (diseño de Richard Austin. 1788)

B.4- Estilo: Romanas Modernas (Didonas).  Se distinguen por el serif lineal o filiforme y un contraste muy pronunciado, es decir que lucen una gran diferencia entre los trazos gruesos y los finos. La dirección del eje de contraste se presenta vertical.

(Ejemplos: Bodoni/Modern)

Bodoni (diseño original de Giambattista Bodoni. 1784)

B.5- Estilo: Egipcias (Mecanas). Se distinguen principalmente por el serif cuadrangular. Pueden presentar o no diferencia en los trazos. En general son más pesadas que las romanas, y son utilizadas frecuentemente para títulos o rótulos en cuerpos grandes.

Estas tipografías surgen en el contexto de la Revolución Industrial (1760-1840) con el propósito de ser utilizadas en cuerpos muy grandes en los carteles publicitarios.

(Ejemplos: Clarendon/Rockwell/Playbill)

Clarendon (diseño de Robert Thorme y Benjamin Fox. 1845)

Grupo C: Tipografías Cursivas (Script).

El término cursivas se utiliza para designar a las tipografías cuya apariencia se asemeja o está inspirada en la tipografía realizada a mano. Las tipografías cursivas exhiben una fluidez y una gracia sensible propia del gesto manual, y una morfología relacionada con el elemento escriptor.

C.1- Estilo: Gestuales. Las tipografías gestuales expresan la fuerza y la gracia del trazo hecho a mano. Las fuentes de este estilo, que aparecen en los sistemas informáticos, imitan la escritura a mano puesto que se basan en la escritura manuscrita, pero han sufrido una serie de correcciones y ajustes en el transcurso del proceso de digitalización. (Ejemplos: Mistral/Brush/Pristina)

Rapidda (diseño de Manuel Eduardo Corradine. 2008)

C.2- Estilo: Caligráficas. Al igual que las tipografías gestuales, imitan o se inspiran en la escritura hecha a mano, aunque en este caso su ejecución ostenta una serie de normas estrictas en cuanto a alineaciones e inclinaciones, al igual que la utilización de la pluma como elemento escriptor. El carácter caligráfico se encuentra acentuado por la existencia de empalmes, remates y florituras.

(Ejemplos: Edwardian Script/Palace Script)

Burgues Script (diseño de Alejandro Paul. 2007)

C.3- Estilo: Góticas. Las tipografías góticas se inspiran en la escritura manual, aunque además de presentar normas y reglas caligráficas muy precisas, exhiben una morfología característica, propia del estilo, producto del elemento escriptor utilizado en la escritura original y su particular forma de uso.

(Ejemplos: Old English/Parchment/Cloister Black)

Cloister Black (diseño de Morris Fuller Benton. 1904)

Grupo D: Tipografías Decorativas (Graphic).

En el conjunto de tipografías decorativas, fantasía o graphics, entrarían todos los tipos de letra cuyas características no se ajustan a las de los conjuntos anteriores. Son tipografías que en su mayoría han sido creadas con fines específicos, y donde el aspecto de legibilidad no se ha tenido demasiado en cuenta. A menudo presentan una gran carga expresiva, a través de atributos temáticos. Dentro de esta categoría encontramos las tipografías experimentales, cuya morfología linda con la ilegibilidad. Definitivamente, no son tipografías adecuadas para bloques de textos. (Ejemplos: Ravie/Magneto/Jokerman)

Zootype (diseño de Víctor García. 1999)

Es posible subdividir el conjunto de tipografías decorativas o experimentales atendiendo aspectos formales relacionados con la apariencia de las letras, por lo que se plantea, a modo de ejemplo, la siguiente segmentación.

Por construcción: Corresponde a la tipografía que presenta un diseño innovativo, de características propias y únicas.

Por deformación estructural: A partir de la manipulación de las proporciones o a partir de ciertas deformaciones morfológicas de la estructura de la letra, se logran características particulares que identificarán la tipografía.

Por tratamiento superficial: En este caso, la superficie de la tipografía presenta un tratamiento de textura, gradación o volumen ilusorio, de manera que adquiere un carácter particular.

Por adjunción o sustitución: Refiere a una tipografía estándar que se le adjunta algún elemento particular o se le substituye alguna parte por un elemento que le genera identidad propia.

Nota: Los ejemplos de fuentes tipográficas de diseñadores latinoamericanos expuestos en la presente clasificación tipográfica han sido tomados del sitio web «IT-FADU» Investigaciones tipográficas, Secretaría de Investigaciones, Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo, Universidad Nacional de Buenos Aires».


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s