Anatomía tipográfica

Realizar un análisis morfológico de la tipografía supone un profundo ejercicio de observación, o como plantea Jorge De Buen Unna, un entrenamiento visual que «consiste en aprender a ver los detalles sin descuidar el todo, en aprender a ver el todo sin descuidar los detalles». (2011, p.165)

La perfección en la morfología tipográfica no pasa por la meticulosidad geométrica que emplee el diseñador, sino por la sensibilidad óptica que presente. Son las pequeñas anomalías en la construcción de los tipos las que otorgan a los mismos ciertos detalles de personalidad y belleza. Al respecto Aldo Novarese expresa que «diseñar caracteres es un arte necesitado de mucha sensibilidad. Por tanto no podemos confiarnos (y fiarnos) completamente de la geometría». (2009, p.21)

Conocer los detalles que conforman el glifo, reconocer estructuras y proporciones, y dominar la nomenclatura de las diferentes partes de la representación visible de la letra nos dará las herramientas que nos posibilitarán realizar una correcta descripción de los atributos de una tipografía. Esta descripción permitirá la comprensión de las particularidades presentes en el programa de sistema de cada familia tipográfica.

La presencia o no de serif, el tipo de contraste o la dirección del eje de modulación son datos precisos que se deben manejar a la hora de analizar o diseñar una tipografía.

Los lindes de la tipografía

Realizando una comparación entre las letras mayúsculas y minúsculas del alfabeto occidental actual es posible distinguir, estructuralmente, una serie de líneas guías, o lindes, que determinan las diferentes alturas de las letras.

Las letras minúsculas, a diferencia de las mayúsculas, presentan una estructuración en tres niveles, compuesta por una zona de ascendentes, una zona media, denominada «altura x» y una zona de descendentes.

Altura x (equis) se denomina a la altura de las letras de caja baja que no poseen ascendentes ni descendentes, y es la distancia entre la línea de base y la línea media. Respecto a la línea de alturas de mayúsculas y ascendentes, en algunas familias son coincidentes y en otros casos la altura de ascendentes es ligeramente superior al de las mayúsculas

Proporciones del alfabeto latino

El análisis de las proporciones deberá ser siempre realizado en forma particular sobre cada familia tipográfica, pues según el estilo y el propósito de la tipografía, cada diseñador otorgará a su propuesta las proporciones que considere apropiadas para su proyecto específico. Sin embargo existen algunas proporciones estructurales propias del alfabeto latino que en mayor o menor medida son respetadas.

Análisis de proporciones. Adimza 55 regular. (E.P. 2015)

Las proporciones de las tipografías romanas clásicas se estructuran a partir de la letra «O» inscripta en un cuadrado. Todas las demás letras del alfabeto se estructuran tomando al cuadrado como módulo, y generando diferentes proporciones a partir de las divisiones planteadas por sus diagonales y por las circunferencias que de él se originan.

Expresa Luca Pacioli en su obra La divina proporción, publicada en 1509, en el capítulo XI «Del origen de las letras de toda nación», que «creí conveniente poner al principio de esta obra el alfabeto antiguo, sólo para demostrar a cada cual que, sin otros instrumentos, con la línea recta y con la curva pueden construirse no sólo aquél sino todo alfabeto de cada nación, …estas letras que al presente usamos, pues encontraron la forma adecuada para saberlas hacer debidamente en curva con el compás y en línea con la regla. Y en el caso de que alguna hecha a mano no responda en la forma debida a las indicaciones y reglas de su formación, aun así, vosotros siguiendo dichos cánones las haréis siempre con suma gracia, y gustarán de ella los miniaturistas y otros dibujantes si siguen, una por una, las reglas dadas para ellas». (1959, p.171)

Modulación y contraste

El contraste en tipografía es la relación fisionómica existente entre los trazos gruesos y finos de la letra. La posición de los trazos finos y los trazos gruesos determinan un eje imaginario en el carácter que se denomina: «modulación o eje de contraste».

La modulación es la manera en que se distribuye el contraste en el carácter. La diferencia de inclinación del eje de contraste es de gran importancia para el reconocimiento del estilo de las familias tipográficas. El eje puede ser vertical como en las romanas modernas, o inclinado hacia la izquierda como en las venecianas o en las romanas antiguas. Si el carácter no presenta contraste y por lo tanto, tampoco presenta modulación, podría decirse que la tipografía es «de contraste nulo» o «de trazo monótono».

Cuando la modulación se encuentra aplicada con algún grado de inclinación, reconocemos una mayor influencia del trazado caligráfico en la construcción de la tipografía.

Izquierda: Ejemplo de carácter con contraste medio y modulación oblicua.
Centro: Ejemplo de carácter con contraste alto y modulación vertical.
Derecha: Ejemplo de carácter con contraste nulo (de trazo monótono)

Algunas tipografías que presentan un contraste nulo en su versión regular o normal, manifiestan contraste cuando se exhiben en la variable negra y un contraste mayor en la variable extra negra. El contraste es producto del estrechamiento de algunos trazos para que las contraformas internas no se reduzcan demasiado.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s